Thursday, March 15, 2007
Cuando yo muera... - Contrasentido - 15/03/07
Cuando yo muera...

Hacia finales del 2000, yo descubrí la Peña y Trova con Claudio Cohén en el Club Arroyo Hondo. A principios del año siguiente vine a integrarme definitivamente a esta experiencia de todos los jueves por la noche en el piano bar del sitio que, hasta ese entonces, me era completamente indiferente, salvo por "una piscinita" de vez en cuando y viceversa.

Este "maravilloso mundo" estaba poblado por muchos duendes, poetas, artistas y locos, yo incluido". Muchos de ellos todavía nos chocamos en uno de esos brincos por la vida y manifestamos testimonio de que nos queremos, nos extrañamos y que esos cuatro o cinco años de Peña y Trova fueron completamente maravillosos. Sé que voy a pecar por omisión, pero quiero citar aquí a Susy Gautreaux, Teo Terrero, Mario Lebrón, Enna Contreras, Manolo y Mitzy, José Ramón Holguín, Niurka Mota, Said Carbonell, Mario Nuñez... los "habitué" de jueves tras jueves.


Uno de ellos también lo fue "el tío toñito", Juan Antonio Bello Carlos, quien nos hacía reir todas las semanas con su arenque ahumado y con el chiste eterno de "...y en inglés se oye muy bonito: John Anthony Beautiful Charles", o con sus poesías entre jocosas y "¡¡¡serias, serias, SERIAS!!!".

Con el paso de los meses y lso años, aprendí a quererlo y a apreciarlo por cuenta propia. Ya fuera por sus caracterizaciones de Cantinflas o de la "hermana matemática" junto a Niurka en una dramatización bien graciosa o por sus poesías de marcado existencialismo que le hicieron ganar una mención de honor en el concurso literario del Cuarto de Te.

Hoy, que Toñito ya no está, la pregunta de "¿quién soy yo?", con la que inició aquel Prometeo Encadenado que le mereció el lauro me retumba los oidos una y otra vez. La parca es una visitante que sabemos que llega pronto pero, ay, ¡cuánto nos duele cuando se nos lleva a alguien cercano!

Desde que recibí el mensaje de Claudio informándome de su muerte, todos los recuerdos de la Peña y las veces que estuve en su casa ayudándolo con algunas cosas me han venido a la cabeza. Incluso ya ni recuerdo cuando fue la última vez que lo ví... tal vez fue en el programa de radio... ¿cómo manifestar mi sentimiento, si me niego a ir a verlo dormido eternamente y prefiero recordarlo vivo?

Pero hoy, en la esquela que publicaron aquí en el periódico, llegó la respuesta a mi lamento. Y llegó de su propia voz, con un poema que estrenó en la propia Peña y Trova y que hoy me ha estado sonando en el inconsciente sin parar. Aquí lo comparto con ustedes, como un homenaje a alguien que partió hacia la eternidad, con la esperanza de que nos volveremos a ver algún día.

Que descanse en paz.


Cuando yo muera... si es que muero
Juan Antonio Bello Carlos/2003

Cuando yo muera, si es que muero
quiero que me perfumen por entero,
para confundir a mis parientes más cercanos: los gusanos.

Que no me pongan el traje gris de la tristeza,
ni la corbata negra de los tribunales.
Que me vistan con palabras risueñas,
que me pongan un traje de río o de montaña
de llanura silvestre, de nubes impalpables de cielo insospechado
que me vistan completo de arcoiris.

Y, como dijo Serrat en su poema:
"que me consigan un ataud con vista al mar",
donde yo pueda, sin remos ni velamen,
madrugar y navegar contigo.

Cuando yo muera, si es que muero
que mi sonrisa sea para tí como el rocío
que solo en la mañana se despierta
que las palabras que gasté en la tierra
sean abono para tu alegría.

Que si la lluvia existe
sólo sea para bañar tu cuerpo
de todos los presagios de la vida.

Cuando yo muera, si es que muero
que todos me recuerden por mi humor sin fronteras,
y si mueren, que sólo se mueran de alegría
que se vistan de azul y entierren sus nostalgias
y los momentos grises de sus vidas.

Cuando yo muera, si es que muero,
que cancelen las flores,los versos melancólicos,
las canciones sombrías, los pañuelos,
las lágrimas del día, las sombrillas,
"por si la luna viene a preguntar por mí".

Cuando yo muera, si es que muero,
que la existencia se muestre diferente
y que a los pobres se les extienda
una semana más del pan de cada día

Que no secuestren nada:
ni tu casa, ni tus hijos, ni tus sueños
que no privaticen tu mirada,
ni tu voz, ni tu sonrisa,
que solo el amor sea suficientepara llenar tu vida.

Catarsis Catarsis.

"Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo".
Desde la Redacción, Alexei Tellerias en fecha 6:37 AM  
 
1 Comments:
  • At 10:08 AM, Anonymous Renzi Hernández Padilla said…

    He leído con mucha impresión lo escrito para Toñito Bello así como su poema. Tuve el honor y el placer de conocer a Don Toñito, como yo le llamaba, hace muchos años y todavía hoy lo recuerdo con mucho cariño, pues era de esas personas que se dan a querer, honesto, sincero, alegre y con un deseo de vivir y de disfrutar la vida a plenitud. Desde aqui le envio mi pesame a sus hijos, Juan Esteban, Evelyn, Ricardo, Jackelin y Alejandro.

     
Post a Comment
<< Home
 

"La verdad objetiva de los hechos, vistos a traves de mi subjetivo cristal, pero toda la verdad, solo la verdad y nada mas que la verdad, sin jurar sobre Biblia alguna".

Del Editor


Nombre: Alexei Tellerias;
Desde: Santo Domingo, Distrito Nacional, Dominican Republic
Asi me veo: Ante todo SOY. Soy periodista, lo vivo, lo siento y lo respiro. Soy activista defensor de utopías y soñador de imposibles. Escribo porque en las palabras ofrezco un pedazo de mi vida.

Más detalles...

Catarsis previas
Archivo de Catarsis
Vinculado al redactor
Top Catarsis
Catarsis relacionadas
Publicidad

15n41n1

CineDominicano.net

Blogs 

Dominicanos

ANivelDe.com

Powered by Blogger

Creative Commons License

Los 5 de Miami

Solidaridad con Adolfo Salomón

Free Website Counter
Kennedy Western University Online

Weblog Design