Saturday, May 21, 2005
La Jornada - 14-15/05/2005

Presidente cierra Conferencia Naciones Unidas

PHOENIX DIAZ


BAVARO.- Con la presencia del presidente Leonel Fernández fue clausurada aquí la Conferencia Internacional de las Américas (CILA 2005), en el Centro de Convenciones Barceló Bávaro.

La actividad, organizada por la Asociación de las Naciones Unidas en la República Dominicana (ANU-RD) y la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) tuvo la participación de unos dos mil estudiantes de secundaria y representaciones universitarias, que simularon los procesos de funcionamiento de organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Dieciséis comisiones participaron en tres idiomas (inglés, español y francés) trabajando con problemas actuales del planeta y llegando a soluciones fruto de consenso entre todos los delegados de los países miembros de la ONU.

Al tiempo de declarar cerrado el evento, Victor Villanueva, secretario general de CILA 2005, felicitó a todos los participantes y definió como interesante y necesaria para los estudiantes este tipo de experiencias.

Del mismo modo se refirió Pilar Sandoval, directora ejecutiva de ANU-RD, quien felicitó a todos los miembros del secretariado y añadió que de momento pueden decir “misión cumplida�.

Fernández, quien también es presidente de honor de ANU-RD, otorgó los reconocimientos “embajador de buena voluntad� a distintas personalidades que han colaborado con la Asociación desde sus inicios.

De este modo recibieron las distinciones la familia Corripio, Alejandrina Germán, secretaria de Educación y Ligia Amada Melo, secretaria de Educación Superior, entre otros.

Al final, los miembros del presidium de cada comisión entregaron los premios a las mejores delegaciones de cada una, además de los 3 mejores centros educativos, resultando ganadores los colegios Babeque Secundaria, Quisqueya y New Horizons.

--------------------------

¿A quién fue que se le ocurrió esto de que “lo que bien comienza debe terminar mal�? CILA 2005 estuvo muy bien hasta que se acabó y se desbarató con los pies todo lo que se había empezado a construir tan excelentemente con las manos.

Desde el momento en que yo me monté en la guagua con el staff o secretariado (pick your choice), yo pasé de ser “el tiguere de la prensa� a uno más del staff: llegué incluso a colaborar con el equipo de crisis cuando ya no tenía nada más que hacer y el aburrimiento me estaba matando.

Salvo por el inconveniente de no aparecer en el check-in y algunas ligeras tardanzas, todo estaba transcurriendo bien, hasta que llegó el viernes.

Previo al último día, llaman al staff a cenar en el restaurante Bávaro Steak House, del hotel Bavaro Beach. Ahí cenamos (la carne de res estaba INCOMIBLE, let me tell ya –sí, yo fui de agregado... a fin de cuentas con quien yo me relacioné fue con todos ellos-) y se tuvo una reunión...

¿Qué se dijo? Básicamente que todo estaba marchando bien y que al día siguiente tenían que iniciarse los trabajos desde temprano, y no descansarse porque la actividad de clausura era a las 6 y ya el presidente había confirmado la asistencia (y ustedes saben que con él siempre viene tremenda cantidad de lambon... ahem! personalidades detrás)

Image hosted by Photobucket.com
El grupo en aplaudidera... no, no estabamos alcoholizados, ¡no había alcohol!

También se dijo que posterior a la clausura habría un cóctel con el presidente, donde sólo tendría acceso el staff, así que había que tener la credencial visible, porque la seguridad iba a estar bien nasty, que los delegados tendrían su fiesta en el Barceló Beach, donde el hotel prepararía una actividad especial para ellos y que el staff tendría la suya en el Bávaro Palace.

Se hizo hincapié en el hecho de que había que pasar y darle una vuelta por la fiesta de los delegados, compartir con ellos y no hacerles el fó al final, algo que a mi entender está bastante bien.

No sé si he dicho que las reglas del evento establecían que ninguno de nosotros (NINGUNO, ni siquiera yo... a mí fueron a llevarme las cervecitas de 10 onzas del minibar) podíamos ingerir alcohol durante el mismo, ni mucho menos entrar a discotecas, así que le preguntaron a Pilar si podían bailar esa noche. Ella respondió “sí, pueden bailar, pero no beber�.

Ahí conocí al encargado de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana... el quiso entrar a la discoteca, pero no lo dejaron entrar, al igual que a mi.

Image hosted by Photobucket.com
Varios de los muchachos del staff... de acá sólo puedo recordar a Jimena (a mi lado), Evelyn (debajo de Jimena) y Patricia (extremo derecho)


Ustedes ven, había un memo dirigido a todas las instancias del complejo donde explicaban que a nadie con brazalete rojo con un osito (como el de nosotros) o verde (como el de la gente que se quedó en el Bávaro Palace) podían dejarlo entrar a la discoteca o permitirle beber alcohol... así que cuando nos montamos en el trencito nos encontramos con todos los demás que habían corrido la misma suerte.

Así que arrancamos para Las Cañas, el restaurante del hotel Bávaro Golf (donde nos quedamos) y no sólo pudimos entrar, ¡no había un solo portero controlando la entrada! Nos quedamos un rato y nos fuimos a dormir como a eso de las 2 de la mañana.

Sin embargo, todo esto no se compara a lo que ocurrió la noche del sábado. La mañana transcurrió sin más problemas que la fuerte caída de una delegada del Calasanz que se cayó del trencito (estaba lloviendo y el piso estaba bien resbaloso) de espaldas y se dio bien duro de espaldas contra el pavimento y hubo que llevársela (gracias a Dios que tenían una ambulancia para el evento y que Hospitén Bávaro está a 30 minutos).

Luego del almuerzo yo arranqué para mi habitación a dormir. Me vine despertando como a eso de las 5, y de no ser por el seguridad que se quedó en la habitación que me llevó directo en una camioneta (de FUNGLODE pa variar) hubiera llegado bien tarde (los trencitos son BIEN LENTOS con jota de jodidamente).

El evento transcurrió bien, sin problemas... bueno, los clásicos problemas de transmisión y los jodidos maestros de ceremonia hablando mierda, perdiéndose, confundiéndose y metiendo la pata, aunque la lograron sacar, con las premiaciones de las comisiones (sí, lo digo responsablemente). Sin embargo fue tremendo ver la emoción de todos los colegios cuando llamaban a sus representantes (vi hasta sacos volando por el aire).

Paréntesis aquí para felicitar a Nadja (si la conocen, le mandan la felicitación) por la forma como excelentemente se manejó en el documental que se hizo sobre CILA 2005... todo estuvo bien, incluso el “grito de júbilo� al final.

Cuando se acaba, yo me dirijo hacia el salón Punta Cana, donde ya todo había iniciado. No hubo problemas con la seguridad, porque quien decía “este puede entrar� y “este no� era alguien del mismo staff que ya nos conocía a todos. Ahí pude saludar a doña Ligia, quien conoce tanto a mi papá como a mi mamá (“igualito a tu papá, no te puede negar�, me dijo) y tomarme par de piñas coladas para aliviar las 2 horas de evento.

El buffet estaba horrible y los sushi rolls que pusieron se pasaron de wasabe... bueno que me pase por estar inventando! Leonel apareció (entró, contra su voluntad, según lo que tengo entendido, por la puerta de servicio) y ahí inició la tiradera de fotos... yo ni quise, y así secundé a Evelyn, la que presidió la Corte Internacional de Justicia en español, cuando me dijo “yo no voy a estarle haciendo fila a nadie�.

Me fui a cambiar y luego regresé al Bavaro Beach a cenar... me fui con un plato ligero en el steak house (porque todo lo demás ya estaba cerrado) y cuando ví que todo el mundo se había cambiado más informal de lo que yo pensaba, volví a cambiarme (la camisa me estaba quedando incómoda).

Ahí comenzó el dilema de “¿donde es la actividad de los delegados?� Porque lo que había en el Beach era una de esas actividades nocturnas caídas que suelen hacer los “equipos de animación� por la noche (con una jeva que machacaba hasta el español y privaba en la que más sabía... pero amén, los hoteles no terminan de asumir que la animación no es simplemente enseñar a bailar merengue, bachata y poner a la gente a brincar durante el día para que consuma menos).

Mientras tanto, el problema de la fiesta continuaba. Cuando yo regreso de cambiarme, le comento a uno de los muchachos que “tu directora ejecutiva se aguó, porque ¿no dizque había una actividad especial?� En eso uno de los profesores que iba en el trencito se voltea y me dice: “no había actividad especial... ese fue uno de los tantos blofs de este evento�. Pueden imaginarse mi cara.

Cuando llego al Beach me encuentro con Jimena (pana desde los días de los Panam) y me dice que “jalemos pal palace, que esto está aburrido�. Me vuelvo a montar en el trencito y cuando llegamos, el hotel estaba SILENCIOSO. En el área del bar estaban varios de los staff, y yo le estaba comentando a uno de los mexicanos que vino al evento sobre “lo malo de cuando las vainas terminan mal, es que la gente sólo se acuerda de lo malo...� y en esas estaba, cuando un pana del staff me hace señas (yo ni cuenta me dí) de que Pilar venía detrás de mí.

Pregunta qué es lo que está pasando y le dicen que si no se da cuenta de lo caído que está “la actividad del staff�. Dice que para nosotros estaba reservada la discoteca y que vayan para allá. Nos montamos en el trencito, mojándonos y nos fuimos hasta la discoteca (¿mencioné que durante todo el día ha estado lloviendo y que la noche tuvo una permanente llovizna?)

Cuando llegamos a la disco, nos detuvieron otra vez en la puerta. Al igual que la noche anterior, nadie había dado la contraorden para que pudiéramos entrar. El quille fue grande. Evelyn quería matar a uno, Jimena se quería ir a dormir (yo le dije que no, que bastante habían trabajado ellos como para que por un quille se perdieran de la única noche de juerga en Bávaro).

Decidimos esperar a que todos los demás llegaran y llaman a Pilar por radio. Pilar no aparece, así que el grupo decide montarse en el trencito hasta Bávaro Beach... ahí todo estaba apagado, de modo que no quedó más opción que arrancar otra vez para Las Cañas.

Cuando llegamos a la discoteca, grande fue nuestra sorpresa (y enorme el pique para otros) de encontrarnos con la señorita Pilar echando pasos de baile como una campeona. Hubo gente que se fue, hubo gente que ni se acercó, hubo otros que mandaron todo eso pal carajo y se metieron a bailar. Yo hice eso último, y vine llegando a mi habitación como a las 3 de la mañana.

El domingo amaneció con un “nada dura para siempre� cantado a voz en cuello por el seguridad mientras se bañaba, que me vino a despertar a las 9 de la mañana. Yo bajé a desayunar y regresé a dormir. A las 11 me encontré con los muchachos y arrancamos para la playa... donde nos informaron que el check out era a las 12 y media (a ellos les habían comentado que no, que iba a ser a las 5), pero que la salida era a las 5... como a la 1 todos salimos de ahí, nos cambiamos y sacamos las maletas (yo preferí bañarme y cambiarme y ni pensar en volver a la playa a bañarme porque no estoy en cambiarme en un baño de lobby y quedarme con toda la sal encima).

Vino el 2do lío conmigo por unas llamadas en la habitación que no hice yo y que me querían cobrar por ser el último pendejo que hizo check out (los otros jamás me informaron que habían llamadas hechas). Yo lo que hice fue que le pasé la factura a FUNGLODE y me desentendí, aunque era a mí a quien estaban buscando la gente del hotel para resolver.

En resumen, a las 6 de la tarde salimos de Bávaro, con un chofer idiota que se perdió, manejaba temerariamente y que logró que llegaramos, aunque tarde, a las 10. Yo tomé un taxi y regresé a casa para descubrir (no con mucha sorpresa) que mi mamá regresó esa misma noche de New York. Me había llamado el viernes por la tarde a Bávaro y me dijo que no sabía cuando regresaba, pero yo la conozco bastante bien...

De las novedades que este viaje trajo y de las noticias principales en esta residencia durante la semana transcurrida hablaré en la próxima edición de La Jornada. Ya con esto van 5 cuartillas y mis lectores (si los tengo) pueden quejarse (¡aunque yo sé que a Spider le encanta que yo me desborde!)

Desde la redacción, Phoenix Diaz.
Desde la Redacción, Alexei Tellerias en fecha 5:45 PM  
 
2 Comments:
  • At 1:35 AM, Anonymous SPIDERWOMAN said…

    Mira a ver si te escanneas un mapita con los hoteles, porque me perdí con Las Cañas, Palace y el otro... jajajajaja!

     
  • At 9:30 AM, Blogger Alexei Tellerias said…

    jajajajaja voy a ver si lo encuentro... en barcelo.com deben de tener algo...

     
Post a Comment
<< Home
 

"La verdad objetiva de los hechos, vistos a traves de mi subjetivo cristal, pero toda la verdad, solo la verdad y nada mas que la verdad, sin jurar sobre Biblia alguna".

Del Editor


Nombre: Alexei Tellerias;
Desde: Santo Domingo, Distrito Nacional, Dominican Republic
Asi me veo: Ante todo SOY. Soy periodista, lo vivo, lo siento y lo respiro. Soy activista defensor de utopías y soñador de imposibles. Escribo porque en las palabras ofrezco un pedazo de mi vida.

Más detalles...

Catarsis previas
Archivo de Catarsis
Vinculado al redactor
Top Catarsis
Catarsis relacionadas
Publicidad

15n41n1

CineDominicano.net

Blogs 

Dominicanos

ANivelDe.com

Powered by Blogger

Creative Commons License

Los 5 de Miami

Solidaridad con Adolfo Salomón

Free Website Counter
Kennedy Western University Online

Weblog Design